Profesional |
 Patrimonio Arquitectonico
15 de mayo 2007
Se concretó la demolición de la Casa Pena
 "La arquitectura es lo único que puede conservar, a través de los tiempos, el alma de los pueblos" (Enrique S. Inda). (Por : arq. Leonardo Lupiano)
Algo de historia. Un 27 de abril de 1928 don Ángel Agustín Pena, vecino de Ushuaia, 
adquiere la parcela de una fracción mayor individualizada como solar 4 de la manzana 11 a doña Elvira Jorgeward de Pachmann.

Ese mismo año encarga a Lisardo García, constructor de las más bellas casas de madera por esos años, la edificación de una vivienda para destinarla a uso familiar, integrado por su pareja doña Leticia Botticella, italiana, viuda, unión de la cual en 1937 nace un hijo, Carlos Luis Pena.
El inmueble tiene doble uso en sus orígenes ya que allí tuvo su sede el Juzgado de Paz hasta la década de 1950.

Fallecidos sus propietarios, del trámite sucesorio del cual resulta beneficiario su hijo, por residir éste en Buenos Aires, en 1958 resuelve venderlo a don Esteban Filipovich, yugoslavo, jubilado, también vecino de Ushuaia. En esos años el edificio era sede de la Aduana local. Hacia finales de los 70, la vivienda fue adquirida por la empresa Transporte El Pampeano funcionando allí oficina y residencia del gerente. Dicha empresa presenta quiebra y de su venta judicial en 1999 resulta titular del dominio su actual propietario Sian Zon Li.

Ubicada en Av. Maipú 263 sobre un terreno de 800 m2, la hermosa edificación de planta rectangular con una superficie de 84,44 m2 se componía de dos salas a ambos lados comunicadas por un pasillo central. El hall frío conformando un volumen saliente dotando a la fachada de un gran valor estético, sumado a la cubierta a cuatro aguas. Las cenefas y los tímpanos fueron ornamentados, destacándose el pináculo y el rosetón octogonal ambos en el remate superior del frente.

El sistema constructivo responde al tradicional de las construcciones de madera, con rollizos de soporte y estructura del mismo material. Las ventanas de vidrio repartido, con su sistema de cierre "a guillotina", responden a la arquitectura rural dado que evitaban ser abiertas por el viento. El edificio, elevado respecto de la calle, dotaba al mismo de una imponente presencia integrándose al característico paisaje costero.
Defensa del edificio declaradoPor Resolución CD Nº 210 de octubre de 1998, el Concejo Deliberante declaró al edificio "Patrimonio Cultural de la ciudad de Ushuaia".

Al año siguiente el inmueble es enajenado judicialmente pasando a dominio de su actual titular. En el año 2000 ante el criterio de demolerlo, el Concejo Deliberante otorga al suscrito el uso de la Banca del Pueblo en sesión del 12 de julio. Se presenta un documento justificando la necesidad de respetar su declaratoria y establecer medidas de conservación, por lo que el Concejo resuelve no aprobar proyectos que no contemplen la integridad del histórico edificio.

En consecuencia, el mismo es alquilado funcionando allí el denominado "Lennon Pub" hasta mediados de 2006 en que cierra sus puertas tomándose conocimiento de que nuevamente se intentaría arrasarlo para realizar allí una nueva construcción sin tener en cuenta dicho monumento.
Se recolectaron firmas de vecinos, se recibieron diversas adhesiones locales y nacionales, solicitamos a los secretarios del presidente del Concejo y de la presidenta de la Comisión de Obras Públicas para que escucharan nuestra postura, todo en vano.

Al verificarse el comienzo de su demolición, el 29 de agosto presentamos ante la Justicia un recurso de amparo, dictándose a los pocos días la paralización provisoria de la obra. La Municipalidad, obligada a presentar su descargo responde con un acuerdo de donación entre el propietario y el Club Caza y Pesca para instalarla en su predio. Se impugna el mismo, por ello se giran las actuaciones al Concejo Deliberante. No fuimos atendidos por nuestros "representantes", tampoco se dispuso alguna audiencia pública o un debate ciudadano. En consecuencia, el 22 de noviembre el Concejo sanciona la Ordenanza Nº 3146 por la que "acepta la donación a favor de la Municipalidad por su propietario, quien se hará cargo de su reconstrucción en inmediaciones del Club Caza y Pesca". La Justicia avaló la polémica donación y así las cosas el 14 de abril de este año, finalmente, la casa fue retirada de su terreno. No obstante, destacamos la valiosa intervención de los abogados Dres. Federico Rauch y Antonio Aciar, quienes en forma desinteresada y comprometida con el cuidado de nuestro medio ambiente, realizaron la ardua tarea de apoyar la defensa de la antigua casita, habiéndose logrado -al menos- que la misma resistiera el embate de su eventual demolición total, tal la leyenda del cartel de obra. ¡Cómo hubiéramos necesitado tener un Defensor del Vecino que nos escuchara y reclamara…!

Según el filósofo Zemanek: "No podemos olvidar intencionalmente, pero pueden borrarse las huellas de la memoria. Cuando se destruyen las formas de exteriorización de la memoria colectiva, entonces se cierne sobre la sociedad el riesgo de una amnesia colectiva"

El boom de inversiones inmobiliarias sin respetar criterios establecidos para el casco histórico, producto de mantener tablas en el Código de Planeamiento sin actualizarlo a la Carta Orgánica (2002), indujo a una inusitada especulación inmobiliaria que finalmente se transformó en la real manera de urbanización en nuestros días (será olvido o política municipal?). Terrenos que hace menos de cinco años estaban tasados en 150 mil pesos subieron a más de un millón. Conclusión: destrucción indiscriminada de edificios simbólicos de nuestra ciudad. Grandes edificios desentonando con el paisaje ajenos estéticamente a este medio, contaminación visual y degradación del paisaje tradicional ante la curiosa inacción del sector público para encauzar este "desarrollo espontáneo a partir de lo económico". Ante ello vecinos, ONGs, instituciones locales y nacionales realizaron peticiones, ante las autoridades municipales especialmente.

Se concretó una Audiencia Pública (2006), el Colegio de Arquitectos de la Provincia elaboró un documento requiriendo establecer modificaciones al Código vigente para evitar la construcción de edificios mayores de 3 pisos y más de 500 m2 de superficie en el casco histórico, presentado 3 veces al intendente y al presidente del Concejo Deliberante (sin respuesta).También Icomos presentó un proyecto de reglamentación de artículos de la Carta Orgánica que, según los concejales, no lo estaban. Conclusión: lo cajonearon.

Esta paradoja justamente nos sucede en esta Ushuaia, ciudad que sigue manteniendo el récord nacional de crecimiento poblacional. Gente que llega a diario para abrirse un porvenir, como lo hicieron hace mucho los antiguos pobladores y menos tiempo, nosotros. No quiere comprenderse la necesidad de implementar desde el Estado políticas que fomenten el arraigo y la construcción de una identidad fueguina, tan necesaria para que todos nos reconozcamos de este lugar.

La prof. María T. Luiz (UNPSJ) afirma: "Deseo de permanencia y sentimiento de pertenencia son factores decisivos en la participación real y activa de una comunidad y en la construcción de un proyecto que asegure a través del presente, un lazo entre el pasado y el porvenir". La historia nos muestra que los conflictos en torno a la memoria derivaron en victorias y sancionaron derrotas pero, como dice Paolo Montesperelli, "La memoria de los no victoriosos no fue borrada, más a menudo predominó una de ellas, mientras la otra era colocada tras bastidores, pronta para ser redescubierta y volver a escena". En otras ciudades, otras son las respuestas. Cariló, balneario protegido por Ley 12.099, obtuvo sentencia de la Suprema Corte bonaerense (2006) en detener toda construcción de hoteles y edificios con impacto ambiental. En los 90, el edificio de Aerolíneas Argentinas, de típico estilo montañés, no pudo ser demolido por dicha empresa por un fallo judicial justificado en que el mismo estaba declarado patrimonio por la Municipalidad. En Calafate se acepta el boom turístico pero condicionan las edificaciones de todo tipo a no más de 3 pisos para evitar que sus habitantes y turistas dejen de ver el lago. Aquí, en cambio, nos esperan futuros edificios de 5 a 9 pisos, los más altos sobre Maipú para que no queden dudas sobre "tapar las visuales a la bahía".

Luego del despojo cultural a la ciudad, podemos preguntarnos cómo pueden respetar la norma que dice: "El Programa de Desarrollo Urbano reconoce las cuestiones que se refieren al patrimonio cultural y ambiental de la ciudad y formula orientaciones para la protección del patrimonio construido, según los objetivos generales proteger los edificios singulares de valor histórico y/o arquitectónico y sus entornos, en tanto elementos simbólicos de la ciudad" (Plan de Desarrollo Urbano, s/art. 53º Carta Orgánica, Municipalidad de Ushuaia).

La palabra patrimonio significa herencia, el legado que nos dejaron las antiguas generaciones a nosotros. Si continuamos con este despropósito, dejaremos a las futuras generaciones una ciudad sin referencias, con un paisaje híbrido y degradado, sin identidad.
Que Dios y la Patria algún día se los demande! Nosotros, el pueblo, no pudimos.


Imagen de muestra

Casa Pena


Imagen de muestra

Casa Pena - Estado actual

DATOS INSTITUCIONALES


Colegio de Arquitecto de Tierra del Fuego

Dirección: Yaganes 271
(9410) Ushuaia - Tierra del Fuego - Argentina.



Teléfono: +54.2901-435332


Fax: +54.2901-435332



E-mail: catdf@speedy.com.ar
Productora Visual, Diseo, desarrollo Web y Multimedia en la Patagonia.